27 noviembre 2008

Jes Extender

Una de las cosas buenas de estar en un impasse laboral como el que tengo ahora mismo -aparte de tener el día entero para hacer lo que me plazca- es que he descubierto que la tele de madrugada no consiste sólo en concursos chorras de televisión y anuncios eróticos y de alargamientos.

Anuncios que, por cierto, tienen su miga.



Como este. El mítico Jes Extender. Un clásico de la programación de madrugada. Un compendio de todo lo que no hay que hacer en publicidad.
No pretendo entrar en la cuestión de si realmente funciona o no, aunque me recuerda a aquél libro que vi circular por mi facultad, "Cómo crecer hasta los treinta".
Sí, ya, claro. Ahora soy Pau Gasol.

Lo curioso del caso es cómo intentan vendernos la moto, a través de testimonios, acerca de lo que importa el tamaño.
Tengo para mí que la gente hoy en día es inteligente. Incluso aquellos que realmente tienen un problema de tamaño, puesto que hasta el momento no se ha demostrado que la inteligencia esté en consonancia con tener una polla a lo Peter Holmes.
Así, si pretendes hacernos creer que lo que estás vendiendo salvará la autoestima de los micro-penianos, al menos intenta que parezca creíble.
O, por lo menos, paga a gente que sepa dominar su lenguaje corporal.

El primer testimonio, un tipo de mi quinta en un gimnasio de instituto (?) dice "quiero estar mejor, quiero Jes Extender". Podría empezar dejando el chándal en casa. O dejar de retorcerse los dedos de nerviosismo.

La segunda protagonista, una chica sola en un coche (??) dice "(...) a mí me gustan grandes". Qué curioso que cuando dice precisamente la frase relevante de toda la parrafada evasiva ("no sé qué pensarán los demás", como si fuera algo malo que cuesta confesar) está cerrando los ojos. No es que mienta, es que no se cree lo que está diciendo.

El mejor de todos es el tercer bloque de testimonios, una pareja geronto (!) que ni siquiera tienen el cuidado de esconder el guión fuera del plano. Cuando ella dice "es bueno para los dos, ¿y por qué no?" le está mirando a él, incómoda. Como la anterior, no se cree lo que está diciendo. Quizá ni siquiera se la haya visto al pobre viejo.

¿Y así pretenden que nos creamos que tenemos que llamar rápidamente a pillarnos un aparatejo de esos y pasarnos los próximos meses con él a cuestas?

Ojito al intento de hacer pasar el invento como un símil de medicamento. "No es un medicamento" pero usamos sus características para llamar a la confusión. Lo de menos es lo que pone y lo que dice, el cerebro ya asocia la pantalla azul y las tres advertencias como "farmacéutico". Pero aún así tiene miga:
1. Te sentirás mejor, más seguro y tranquilo. ¿Tranquilo? ¿Una polla de 20 centímetros incluye una glándula ansiolítica? Vale que dicen que es el verdadero cerebro del hombre, pero tampoco lo veo yo liberando endorfinas. Aunque, bueno, en ciertos momentos...
2. Aumentarás el deseo de tu pareja. Pues ya me jodería que el deseo de mi pareja dependiera del tamaño. Y yo que pensaba que las mujeres se excitaban con la mente, no con la vista...
_Hola, soy una chica a la que le gustan los pollones.
Que sí, que las hay. Pero es abundar en el estereotipo de "un pollón es lo que tiene Nacho Vidal y lo demás son tonterías".
3. Tus relaciones sexuales serán más satisfactorias. Toma del frasco. A tomar por culo las teorías de los centros nerviosos y la sensibilidad. Con un buen cipote tendrás orgasmos cósmicos.

En la versión extendida, que es la que tengo aquí colgada, no hay reparos en utilizar la filosofía actual del hombre moderno para intentar colar con calzador el producto.
Y llegan a la pregunta del millón. "¿El tamaño importa?"
Que lo diga el tipo del chándal se las trae. Claro, es que si lo dice un tío en un gimnasio de instituto será verdad.
Que la tipa del coche lo diga deshuevada de risa, todavía más. Claro, como sólo le vemos un brazo y no sabemos qué hace con el otro...
Pero luego está el gordopilo barbudo, el auténtico crack y el único actor con algo de talento. Atención a cómo se zambulle en el personaje y cómo lo interioriza, cómo balbucea y mira al infinito con aire perdido. Impagable, ¿será verdad que es un afectado? ¿Tendrá él un Jes Extender insertado?
Lo mejor, la parejita geronto que intenta echar balones fuera acusando al otro muertos de la risa (olé por la credibilidad) y mirando a cámara esperando el "corten".

Justo después, tras intentar hacernos creer que el producto está basado en sesudos estudios y pruebas (que no especifican, por supuesto, no vaya a ser que alguien quiera comprobarlo), nos dicen que no sólo te la hace más larga, sino también, "y esto es muy importante", más gorda. Acabarámos. Pues mira que presto atención al invento y no veo cómo lo hace. ¿Acompañará un complejo vitamínico? ¿Unas mini-pesas?
En la tabla que viene debajo, a modo de explicación, no dicen nada del aumento de grosor. Imagino que confiarán en que el agradecido cliente lo note por sí solo.

Y entonces llega "Vampirella", la "sexóloga, periodista y realizadora" (???) experta, que nos suelta una parrafada de lo más lógica cuando hablamos de tipos con una cosita que para encontrarla haría falta una lupa, es decir, gente que realmente tiene un problema. Pero aún así, el discurso es errático, lleno de pausas forzadas -"mierda, ¿qué tenía que decir ahora? ¡Apuntador!"- y con fugaces miradas a la izquierda (la mejor cuando dice precisamente "sus relaciones son más satisfactorias", ¿quizá recordaba su último polvete?).
Del lenguaje corporal se dice que mirar hacia la izquierda denota rememorar o recrear situaciones del pasado. Mirar hacia la derecha, sustituir (reconstruir) la verdadera historia por otra que no es. Tal y como hace la chica del coche cuando habla de cómo es ahora su novio tras usar el mítico alargador, exactamente con estas frases: "a ver si me explico" (derecha, miente, está recitando un guión), "no es que antes fuera un desastre" (izquierda, imagina, pobre novio), "aparte de su pene" (derecha, miente, además es feo) "ahora es sensiblemente más grande" (cierra los ojos, mejor ni verlo), "ahora domina más la situación" (izquierda, imagina, nos metemos en camisa de once varas), "le apetece más y lo hacemos más a menudo" (derecha, miente, y comprensiblemente además).

El último detalle del anuncio también llama la atención. Los chinos, salvo Yao Ming, son gente de talla baja. Como muchos querían ser más altos y ajustarse a los cánones de belleza masculina (y femenina) occidental, perfeccionaron una técnica para crecer a cualquier edad: romper todos los huesos de las piernas, separarlos uno o dos milímetro y aprovechar que los huesos tienden a unirse "creando más hueso" para, con un regulador, separarlos hasta alcanzar una talla deseable. Os podéis imaginar lo doloroso que es, y todo para crecer, como mucho, 10 centímetros y todo de pierna.
Jes Extender se basa en el mismo principio, pero sin romper nada (aparentemente). Para ganar un par de centímetros necesitas ir con el bicho a cuestas cinco meses. ¡Cinco meses sin dejar de usarlo por algo que ni se nota! Por no hablar de lo difícil que debe ser cuando te levantas en plan "tienda de campaña", ¿desvirtuaría el proceso? ¿Tienes que pasarte cinco meses a viagras?
¿Y el grosor? ¿Cómo hace un alargador para engordarla? Habría que consultarlo con Iker Jiménez, supongo.
Viva y bravo por Jes Extender, amigos. Sea lo que sea lo que signifie ese "Jes".
Yo, por si acaso, ya tengo dos.

26 noviembre 2008

Inspiración

Una mueca torcida es la única expresión que emana de una cara concentrada en el vacío. Un amago de sonrisa ante pensamientos que van y vienen, fugaces, etéreos, evanescentes.
No cierra los ojos, pero tampoco sabría decir qué es lo que está mirando. Tan sólo deja que sus dedos corran libres escogiendo las letras apropiadas, formando palabras y frases que, en ocasiones, tienen demasiado sentido. Pero no lo sabrá hasta que no haya terminado y tenga ocasión de releerse.

Las ideas nacen en un lugar insondable de la mente. No se conoce el lugar exacto del que proceden, aunque algunos creen tener el método para poder llegar a ellas siguiendo ciertos rituales. Se pueden utilizar mecanismos que provoquen una idea, pero cuando ésta llega de forma espontánea se produce una pequeña catarsis que trasciende todo lo demás.
Al abrirse paso y expandirse en toda su plenitud, dejas de tener hambre, sed, sueño o estrés. Dejas de estar cachondo, de preocuparte, a veces hasta de respirar.
Tirar del hilo, desarrollarla, comprenderla y abarcarla, sonreír ahora plenamente al llegar a una conclusión que te satisface.

¿De dónde proviene todo esto? ¿Qué puede ser aquello que lo provoca?
A veces es un sonido. Una melodía que crea imágenes en tu cabeza. Una armonía que te transforma, te conmueve, te transporta a otro lugar digno de ser descrito.
A veces es una imagen. Un fotograma que rescata a otro exacto, olvidado entre toneladas de recuerdos y que aviva emociones añejas, momentos con un sabor especial que rememoras y recreas dándole una nueva forma, una perspectiva diferente que quizá le cambie todo el sentido.
A veces es una palabra. Letras que se transforman en un significado que a su vez promueven una reacción que desemboca en una idea que merece la pena ser transmitida.
Inspiración, muchacho. Tus cinco sentidos volcados en sentir esa idea, retenerla en la mente el tiempo justo para describir cómo es, a qué sabe, qué aspecto tiene. Ponerle un nombre, una forma, una esencia. Una persona.

Porque a veces es una persona la causa de que estés sentado frente a una mesa, escribiendo lo primero que te viene a la cabeza. Una persona capaz de mover algo dentro de ti, una persona que consigue que busques sacar lo mejor de tu repertorio, exprimirte y vaciarte, expresarte y mejorarte. Una persona que no necesita enamorarte para convertirse en alguien importante. Una persona que no tiene que excitarte para ser alguien digna de atención. Una musa, en resumen, que sopla en la buena dirección.

Así puedes pintar un sentimiento. Puedes ponerle música a un objeto. Puedes fotografiar un momento. Puedes hacer todo aquello que sólo el hombre es capaz de hacer.
Inspiración. Enloqueces cuando falta, te enfadas cuando no llega donde necesitas que esté, te bloqueas cuando sientes que existe un abismo entre lo que estás buscando crear y lo que tienes ante ti: la nada más absoluta. Un folio en blanco. Un lienzo intacto. Una partitura vacía.

Qué sería del mundo sin inspiración. Prefiero no saberlo.

23 noviembre 2008

Pecados Nacionales V

No deja de sorprenderme la ingenuidad de tantos hombres y mujeres en edad ya talludita en ciertos asuntos. Me recuerda a los que con 14 o 15 años siguen creyendo fervientemente en los Reyes Magos por mucho que las evidencias demuestren que es bastante improbable que tres viejos -abuelos de Matusalén, como poco- y gordos puedan visitar a millones de niños en una sola noche. Pero eh, que nadie les quite la ilusión.

Tampoco se la hemos de quitar a los que acaban de descubrir que en las discotecas se sirve garrafón, se consumen drogas y los puertas no siempre son amables y educados.
_¡Y se blanquea dinero!
Sí, eso también es una novedad. Qué escándalo.
Pero ciñámonos a la cronología de los hechos para comprender esta nueva algarabía con la que rellenar informativos y vender más periódicos.
Hace una semana, en un garito tirando a bien -no nos engañemos, los hay mucho más elitistas y de renombre- mataron a golpes a un chico de apenas 19 años. La noticia está en quién le provocó la muerte, que ni es la primera ni será, desgraciadamente, la última.
El autor -los autores- fueron los encargados de seguridad, también conocidos como puertas. No sé a qué idiota se le ocurrió que también los llaman gorilas. Un gorila es un tipo grande y pendenciero, por definición, por lo que cualquier tipo con estas características puede ser considerado un gorila. Si van a utilizar un lenguaje callejero para parecer más campechanos y comprometidos, que al menos lo usen correctamente. Pero volvamos al caso.

La movida empezó porque éste chico empujó sin querer queriendo a una chica dentro del sitio. Algo que ocurre cientos de veces en cientos de noches. Anodino. Habitual. Basta con una disculpa y a otra cosa. Se ve que no debió bastar con eso o que la disculpa brilló por su ausencia. El siguiente movimiento de la chica ofendida -a toro pasado no creo que esté satisfecha consigo misma, precisamente- fue avisar a los puertas, a los que conoce por ser novia de uno que trabaja con ellos pero que no estaba esa noche.
Lo más probable es que, tras el choque accidental, los niños quisieran tomárselo a guasa, sin darle trascendencia. Quizá hasta soltaran algún vacile para ver si la chati les reía la gracia. Suele ocurrir con gente sin complejos y de mentalidad cachonda. La tipa no quería seguirles el juego y corrió a chivarse. Sí, las he conocido de esa calaña. Son de esas que van buscando jarana para que el novio de turno se desfogue con el incauto que picó el anzuelo. Se ve que se excitan así, las pobres. Pero hagamos un ejercicio de buenismo y finjamos que no, que todo se debió a una concatenación de catastróficos malentendidos.
Los puertas sacan a los chicos que, lógicamente, consideran desproporcionado el castigo. Protestan. Son las cinco de la mañana y, a dos leuros la copa, es probable que lleven alguna encima, por lo que no están inhibidos ni intimidados. No es una disculpa, ni una atenuante. Pero se ajusta a la realidad.
He conocido a lo largo de mi canallesca vida a muchos puertas. Los hay que son una verdadera institución en la noche madrileña, tipos a los que conoces por su nombre o su apodo y que te conocen. Hombres grandes que intimidan pero que jamás has visto ponerle la mano encima a nadie, ni siquiera cuando se las ven tiesas. Gente profesional que sabe que un golpe de los suyos vale por dos o tres de cualquiera y se andan con cuidado a la hora de repartir. No es el caso de los mindundis estos del Balcón, que se incluyen en el lote de los pardillos que no saben realmente hacer su trabajo, tipos pasados de rosca que basan su existencia en suponer que todo el mundo les debe respeto y obediencia. Los búlgaros de Élite eran famosos por repartir hostias como panes en el cuarto oscuro, y no eran los únicos.
El caso es que no bastó con sacar a los niños a la calle. Había que darles una lección. Imponer su ley, quizá espoleados por la niñata agraviada con un empujón. Con uno se ensañaron, hasta matarlo. Es muy posible que no pretendieran llegar tan lejos. Es probable que no fueran conscientes de lo mucho que se excedieron. Pero aún más probable es que fueran tan pasados de coca que ni siquiera fueran capaces de percibir la realidad tal y como era. No, si hacemos caso a los rumores de testigos que juran que, nada más terminar con el chaval, se reían y se jactaban de la leccioncita que acababan de darle. Mientras, él agonizaba.
Hijos de puta, ya quisiera veros yo riéndoos ahora.

El mal ya estaba hecho. Inexorable, irreversible. Llega la hora de intentar escurrir el bulto, dejar a un lado la valentía con la que muelen a palos a un chaval más pequeño y débil y escudarse en los ya clásicos "yo no he sido" o "fue un accidente".
_Lo que pasa es que el muerto es un niño pijo.
Que salga a colación la puta lucha de clases en momentos como éste es cuando realmente sale mi vena más misántropa. Joder con la madre del puerta, más le valía haberse quedado calladita.
_Pero es que como es de familia bien se le da más cancha que a todos los demás asesinados por puertas.
Claro. Apenas hubo ruido en el caso Costa Polvoranca. O el del Maremàgnum. Pijísimos ellos, ya te digo.

Pues bien, a tenor de lo ocurrido se sucedió una avalancha de alarmismo impropia de la prensa seria. De repente, salir por Madrid es "un infierno", "una lotería en la que puede pasar cualquier cosa". Hace dos semanas no lo era, pero de repente esto es peor que Bagdad.
Si ya me calienta que intenten manipularme los políticos, no os quiero ni contar cómo me siento cuando a ellos se suman los medios de comunicación.
_Es que hay que dejar bien claro que estamos del lado de la víctima. Y ya de paso, si creamos un poquito de alarma social y alimentamos el morbillo para vender más... oiga, que esto es un negocio y debo ganar dinero.
Debe ser por eso que se llaman "prensa seria". Porque es seria esta avaricia y esta propagación gratuita de alarmismo.
Sin embargo, lo mejor de todo es todo lo que ha ocurrido tras este lamentable suceso.
De repente, así como quien no quiere la cosa, se han dado cuenta de que hay garitos que no cumplen con la normativa, que alojan a más gente -pero mucha más- de la que legalmente deberían. Que los menores campan a sus anchas, especialmente si llevan falda y escote. Que sirven alcohol de baja estofa para no tener que pagar impuestos. Que consienten o como poco aducen ignorancia al hecho de que en su interior se trapichee y se consuman drogas. Que declaran tener menos ingresos de los que realmente tienen para poder escamotear dinero a Hacienda.
_¡Qué horror! - dice el periodista. ¿No sale nunca de fiesta? ¿Jamás ha pisado una discoteca? ¿En qué mundo viven estos que se supone que son los primeros en saber de todo?
_¡Qué horror! - dicen los lectores, aquellos mismos que, en su época, hacían de las suyas para colarse en sitios donde no podían estar y hacer las cosas que papá y mamá no les dejaban hacer en estos mismos sitios o con nombres distintos en los que ocurría exactamente lo mismo. Hipocresía, dicen que se llama a eso.
_Es que en mi época esto no pasaba.
Claro que no. La gente moría como chinches por sobredosis de heroína en plena Movida Madrileña. Pero, desde luego, ningún chaval de catorce se emborrachaba jamás. País.

El Ayuntamiento, siempre a remolque de la situación y pillado por los huevos, se apresta a clausurar no sólo el Balcón -que acumulaba un sinfín de sanciones y órdenes de cierre- sino otros cuatro garitos más. Por si acaso. Y para no dejar dudas de la contundencia con la que a partir de ahora actuarán, son cuatro de los más emblemáticos y de renombre. Con toda seguridad, para meter el miedo en el cuerpo a los demás.

¿Por qué se clausuran ahora sitios que no cumplen las normas? ¿Por qué había que esperar a que muriera "otro más" (porque no es el primero, insisto) para actuar? ¿Por qué cinco de golpe y no diez o treinta?
¿Por qué últimamente cualquiera con músculos y sin cerebro puede ser puerta? ¿Por qué hace cinco o seis años sólo eran una rara excepción entre la profesión? ¿Por qué ahora les pagan la mitad de lo que ganaban cuando la época de La Ruta, tal vez porque entonces sí que eran profesionales?
¿Por qué hay que poner en marcha el ventilador mediático de mierda? ¿Por qué piensan que necesitamos conocer todos los pormenores de la vida de los protagonistas? ¿Por qué son tan cínicos de acusar a los poderes públicos de "pasividad" y "no haber actuado antes" cuando tampoco ellos denunciaban nada en sus páginas sabiendo lo que hay? ¿Lo sabían? ¿Y éstos son los que dicen tener información privilegiada? ¿En serio les pagan un sueldo por intentar vendernos como novedad lo que lleva siendo así toda la vida?
¿Por qué se creen que lo que hay ahora no lo había hace diez, quince o veinte años? ¿El garrafón es el invento del siglo XXI? ¿Un garito a reventar de gente es la nueva moda? ¿No es lo mismo que cuando el incendio de Alcalá 20 en el 83?
¿Y nosotros? ¿Por qué nos tragamos todo esto sin decir nada? ¿Por qué consentimos que intenten vendernos motos que no queremos? ¿Por qué creemos que la "alarma social" es lo único que realmente nos mueve a hacer lo correcto? ¿Tan jodidamente plácidos y acomodaticios estamos?

Álvaro Ussía es una víctima, y como tal le deseamos lo mejor a él allá donde esté y a los suyos. No merecía morir y maldigo a aquellos que le mataron. Pero no nos pasemos de rosca pretendiendo hacer lo correcto.
Porque volveremos a equivocarnos, y a adormecernos. Hasta que una nueva víctima nos dé un nuevo impulso.

22 noviembre 2008

Condones

video

Tres minutos y cuarenta segundos. No es el anuncio más largo del mundo (tal "honor" lo ostenta Emirates, compañía aérea de EAU) pero es lo bastante luengo como para hacerse pelín pesado. Y eso que la idea es buena, el concepto se capta rápido y tiene las dosis suficientes de imágenes censurables como para generar más notoriedad. Claro que no se puede esperar otra cosa de un anuncio de condones. De hecho, el sector mismo está plagadito de mensajes cojonudos.

Desde el clásico "¿qué he hecho yo para merecer esto?", o una representación muy explícita que pretende darle un toque casi dramático al tema, pasando por cutreces parecidas a las experiencias que te provocan un polvo que parece tener todos los ingredientes para ser fabuloso pero termina siendo decepcionante.

Y, por supuesto, el mejor de todos.

Anunciar condones no es fácil. Como no puedes utilizar un lenguaje explícito con el que dar a entender para qué sirve el producto -al menos por ahora-, hay que recurrir al ingenio para dar a conocer una marca. Los mensajes siempre serán sexistas porque destilan sexo por los cuatro costados. Los hay enfocados especialmente a mujeres y otros que quieren hablar directamente con los hombres. En todo caso, en éstos hay un bando "perdedor" y otro "ganador", y los habrá que no sepan encajar estos chistes con humor. Pero hoy no toca hablar de ellos.

La mayoría tienden a buscar la transmisión del mensaje de un modo neutro, en el que ambos sexos se encuentren cómodos. Eso pasa mucho aquí en España, donde vemos anuncios de Durex o de Control y son muy políticamente correctos, sositos y predecibles. Es más, dudo que sirvan para otra cosa que no sea recordar que existen unas fundas de plástico que se utilizan para follar de modo menos placentero, pero seguro. Ni siquiera te quedarías con el nombre de la marca. Es una pena, dado que aquí siempre nos las hemos dado de ser un país muy capaz creativamente.

Nos perderá el pudor. Será eso.

17 noviembre 2008

La Realidad

Domingo, 16 de noviembre. Una fecha en apariencia anodina, vulgar. Los domingos son días tristes, de tensa espera a lo que acontecerá a partir del lunes. Un día en el que los movimientos se ralentizan a la mínima expresión y el mejor plan -calaveras aparte- incluye película y palomitas.
No creo en el destino. A lo largo de muchos años encomendándome a un sino que jamás se vio cumplido he podido comprender que el único camino es el que uno mismo recorre. Pero reconozco que, en ocasiones, la casualidad y los hados se confabulan para transmitir un mensaje, evocar un pensamiento, crear una idea.
Algo así ocurrió anoche, domingo 16 de noviembre.

La receta: dos películas. Sírvase la primera en frío y en solitario. Que tenga amplias dosis de moralina, una pizca de fantasía new age a lo Golden Dawn y una banda sonora acojonante. La segunda requiere centrase exclusivamente en temas que no vemos a diario pero que están muy presentes en nuestra realidad, mal que nos pese. A ser posible, que incluya teoría de la geopolítica y sistemas de resolución de conflictos.
Para la primera elegí La joven del agua, la penúltima película de M. Night Shyamalan, una adaptación de un cuento hecho por él mismo a sus hijos. No, no es El Señor de los Anillos.
La película supuso un fiasco en su carrera que la crítica destrozó sin piedad, probablemente no sólo por un guión demasiado complejo y una historia demasiado poco clara, sino también porque el personaje odioso -y torpe- del filme es, nada más y nada menos, un crítico de cine.
Pese a todo lo anterior, las veces que la he visto siempre ha conseguido transmitirme algo. Quizá sera por la banda sonora, que te atrapa y consigue remover algo en el interior, o quizá sea por la frase pronunciada por uno de los personajes que resume el leit motiv de la historia: "quiero creer, necesito creer, ¡quiero volver a ser un niño!".
Reteniendo esa frase en la mente, pasamos a otra sesión de cruda realidad-ficción: Red de Mentiras. La última de Ridley Scott, otro director que ha conocido mejores épocas pero que sigue haciendo buenas películas capaces de transmitir un mensaje, el de la ya no tan eficiente inteligencia norteamericana en el actual contexto político del mundo, ese en el que el enemigo a batir se camufla entre masas anónimas y no forma ejércitos ni combate en campos de batalla.

En la historia de La joven del agua la trama principal se basa en cómo una ninfa debe comunicarle a un escritor frustrado que su última obra tendrá repercusiones a nivel mundial. De cómo dicha obra, una supuesta crítica al sistema político mundial y a algunos de sus líderes, provocará su asesinato y, como consecuencia de ello, que un niño -que será presidente, ahí es nada- crezca escuchando y leyendo el libro. Un libro que considerará fundamental para el desarrollo de sus ideas, unas ideas -según la ninfa- que promoverán un salto adelante en la evolución social de la raza humana.
El planteamiento de base no es necesariamente una idea de pelota. Que sepamos, hasta nuestros presidentes leen. Y ninguno es tan presuntuoso como para creer que todas las ideas que tiene las ha parido él solito. Bueno, quizá Aznar. Pero, salvo él, todos nacemos, crecemos y nos desarrollamos escuchando y comprando ideas que otros han tenido antes. Algunos simplemente las acoplan a su pensamiento. Otros, seleccionan sólo aquello que les interesa y niegan el resto.
Los pocos, conciben esas ideas como un primer paso para el desarrollo de nuevas ideas más elaboradas. Precisamente, con esta última premisa en la cabeza estuve viendo Red de Mentiras, una película en la que el servicio de inteligencia jordano demuestra ser mucho más competente y efectivo que la otrora todopoderosa CIA.

El trasfondo revela la inquietud general por un problema nuevo para el que sólo tenemos soluciones antiguas. El llamado terrorismo islámico no es sino una guerra no declarada por un país que no existe y cuyo ejército está disperso por todo el mundo.
La mayoría del mundo occidental cree, por lo vivido en los últimos tiempos, que todo se debe a la política americana de financiación de insurgentes allá por el siglo pasado: no en vano, el archiconocido Ben Laden recibió dinero y suministros americanos cuando estuvo con los talibanes en Afganistán -a los que ahora también combaten- durante la guerra contra la URSS. Saddam Husein, al que ahorcaron hace no tanto, fue antes muy amigo de Reagan, al menos mientras guerreó contra los ayatollahs. Aparentemente a los yankees les crecen los enanos. Digo aparentemente porque no conocemos a nuestro "enemigo". Al no conocerlo, nunca podremos vencerlo, y esto nos lo podemos aplicar todos los que nos consideramos occidentales.
Hace ya varios años, mucho antes de que se sucedieran los atentados que costaron tantas vidas aquí y allí, ya había oído hablar de la teoría del Gran Califato Unido. Un único país que abarcaría desde Marruecos hasta Irán y Pakistán, desde Nigeria y Sudán hasta Turquía. Que no se haya llevado a cabo ya no es por falta de voluntad de unos cuantos, sino por la falta de voluntad de otros cuantos más poderosos -sin salir del mundo musulmán- enfrentados entre sí por credos e ideas contrapuestas. Wahabistas, ismailitas, sunníes, chiíes, sufíes, jariyíes... cada uno con su idea y con la intención de imponer su visión al resto.

España es un país que debe buena parte de sus raíces a la cultura musulmana. Aquí floreció uno de los califatos más poderosos de la historia islámica y pervive en el recuerdo de aquellos que desean volver a ver los grandes días de antaño. Nosotros, españoles, no somos un enemigo. Somos un objetivo. Con o sin Alianza de Civilizaciones.
Ah, por supuesto, este apartado hay que cogerlo con pinzas y sin ningún tipo de parafernalia conspiranoica. Muchas cosas, demasiadas, tendrían que suceder para que la amenaza se convirtiera en una situación posible. Tendría que hundirse el "imperio" americano y que su influencia y poder perdiera muchos enteros. Al mismo tiempo, aquellos países que viven del petróleo y, por tanto, se muestran más receptivos al mundo occidental tendrían que ver sustancialmente mermados sus ingresos para tener que recurrir a otras opciones de subsistencia. A su vez, esta situación de precariedad económica tendría que encauzarse hacia la solución "juntos mejor que separados" para la formación del Gran Califato, idea irredentista que no es una excepción de la zona.

Así pues, la combinación de ambas películas y situaciones, la idea de un futuro revolucionario que cambiará el rumbo de los hombres y la situación geoestratégica actual a la que hay que añadir la crisis económica y financiera, forman un conjunto de lo más interesante, por no decir estimulante.
Porque las cosas no tienen por qué derivar necesariamente a un escenario rechazable. Porque no tiene por qué persistir la idea que lleva mucho tiempo en mente acerca del clima que se está formando y que terminará desembocando en la III Guerra Mundial, ya preconizada.
Porque muchos creen que la llegada de Obama a la Casa Blanca es el primer síntoma de un cambio que no será el único.
Porque asistimos al embrión de los futuros Estados Unidos de Europa, lo que relajará muchas tensiones actuales y creará retos nuevos.
Porque ya se está comentando la idea de una especie de Gobierno Mundial, aunque personalmente creo que eso aún está por ver. No estamos preparados para algo de tanta entidad.
Pero enfrentémonos a la realidad. Al hoy, aquí y ahora.

Mientras todo esto tiene lugar, hay gente que sólo es capaz de preocuparse de lo que sucede en su casa. Mentes provincianas que sólo piensan en lo suyo. Personas como nosotros -no me libro- estancados en un relativismo moral en el que nuestra única preocupación es ganar dinero para poder gastarlo y disfrutar de su poder. Tan es así, que pese a que la crisis nos impele a ahorrar, sabemos que al hacerlo sólo la empeoramos más: si todos gastamos menos, todos ganamos menos y todos terminamos perdiendo. Algo falla en una generación que lo tiene todo y apenas disfruta de nada. He ahí el problema, el quid de la cuestión: no se han conocido casos anteriores de circunstancias como las actuales que hayan persistido con éxito. La Teoría del Caos y la del Péndulo juegan en nuestra contra. Y ni todos los mensajes agoreros -éste podría serlo, aunque no lo concibo como tal- servirán porque nuestras costumbres y nuestro estilo de vida superan con creces cualquier advertencia.
Ah, la realidad. Bendita realidad.
Maldita la que nos puede esperar.

13 noviembre 2008

Campaña "Pon un Nombre a la Cachorra"


Como sigo sin saber qué nombre ponerle y la cosa empieza a ponerse seria (sí, ella también), he decidido rendirme a la evidencia de mi falta de talento bautizando animales y permitir que sean otros quienes puedan darme una buena idea.
_Qué falta de originalidad, ¿dejas que a tu perra la bautice otra persona?
Soy bueno siendo malo. Soy el mejor teniendo ideas locas. Soy grande siendo pequeño. Soy único siendo anodino. Pero no tengo ni la más remota idea de cómo llamar a mi mascota.

Como hay buenas ideas flotando a mi alrededor, las he dejado expuestas en la encuesta que tenéis según se mira a mano derecha, que es la que no tiene el reloj. No digo que la más votada se lleve el gato al agua, pero tampoco negaré que me servirá para orientarme.
_¿Tan perdidito estás? ¡Pobriño!
Pues... me temo que sí. Y dado que todo el mundo tiene una opinión acerca de cómo debería llamarse este encanto que tenéis a la vista, no me vendría mal juntarlas todas en un mismo sitio, y ver qué sale.

¡Cuento con vosotros!

11 noviembre 2008

CWS y la mugre

video
Cada vez que veo una campaña que consigue transmitirme un mensaje de manera eficaz y transgresora me anima a esforzarme más en lo que hago. Incluso cuando veo anuncios que no son eficaces pero consiguen dar la nota por utilizar unos códigos que no muchos se atreven a tocar. Lo que ocurre, muchas veces, es que lo que necesitamos vender no puede recurrir a muchas cosas.
Por ejemplo, ¿qué vas a decir de un váter, un Roca? ¿"Bienvenidos al oloroso mundo del señor Roca, el que siempre te recibe con la boca abierta y dispuesto a tragarse toda la mierda que le eches cual currito?". Demasiado largo. Eso lo redujeron al "y ahora, ¿qué?" con el que nos bombardean estos días. Pero, en el fondo, te da igual. No vas a levantarte del sofá diciendo:
_Maruja, acabo de darme cuenta de que necesito desesperadamente tener un Roca en mi vida. ¡Vamos al Corte Inglés!
_Pero Eleuterio, si en el Corte no venden Rocas.
_¡Pues el Hipercor, tanto da! ¿Está de acuerdo, señor Roca?
_Deposite aquí su caca.
_Lo tomaré como un sí.
Vale, sí. Es una paja mental gorda, pero viene a decir que podrían haber aprovechado el tirón que la sabiduría popular le dio a la principal marca de baño en España para darle el verdadero toque: el Señor Roca. Pena.
Como los de CWS no tienen tanta suerte y no los conoce ni su padre, necesitan dar un golpe fuerte para generar el suficiente impacto. Y a fe mía que lo consiguen con esta pieza.

Para empezar, recurren a topicazos muy manidos pero válidos: tías buenas en un baño, suponemos de discoteca -aunque todavía estoy por conocer el baño de un garito taaan luminoso y blanco, blanquísimo- que se miran entre sí con esos aires tan característicos de mujeres propensas a hacer amigas allá por donde pasan.
_Pero mírala, qué pintas de zorra con esa putifalda que apenas tapa nada.
_¿Y esos zapatos? Seguro que son de mercadillo, y no como mis manolos de saldo.
_¿Soy yo o va puesta hasta las cejas?
A eso va, tal y como el espectador puede comprobar, con mezcla entre estupor (los pudorosos), incredulidad (los incrédulos, claro), sorpresa (los farloperos que nunca imaginarían verse reflejados en un anuncio que no es de la FAD)... especialmente cuando ves que la chica no es precisamente primeriza: lleva todo el instrumental necesario debidamente disimulado pero a mano. Y es de las que se conocen como heavy users (usuarios incondicionales): ¿para qué echar a perder la American Express pudiendo usar una chapa metálica? ¿Qué mejor lugar para guardar la papela que el sujetador? Pero, sobre todo, ¿dónde tiene escondido el turulo?
Así que ahí está, sentada en el impoluto suelo (primer fallo de rodaje, ¿un suelo de baño de garito propenso a borrachas que no apuntan bien y vomitan y tiran papeles y tal?), se prepara la loncha con todos los gestos apropiados (primera pregunta técnica al encargado del cásting, ¿dónde escogen a las actrices, en Garamond?) y ya va a darle fuerte cuando el mecanismo que hará a los CWS famosos se pone en marcha, un sistema que limpia la taza para que hasta las niñas más maniáticas puedan sentar sus lindos culos con toda tranquilidad.

Claro, dicho sistema no es útil para según qué sitios. Como el del anuncio. Con un grito desgarrador y desesperado, la pobre chati ve cómo su dosis es absorbida y sacada del tráfico sin que sus gestos perentorios para poder meterse aunque fuera un suspirito sirvieran de nada.
"Di no a la mugre", con claro doble sentido, es el claim (mensaje principal) del anuncio. Impagable.
Como corolario, y me imagino que para no poner a la pobre protagonista como un bicho raro merecedor de toda clase de soflamas, la sacan nuevamente escuchando el grito de terror de otra cocainómana frustrada.

Entonces surgen las dudas en cuanto a su efectividad. ¿Opinan los creativos del anuncio que el tema de la coca está tan extendido, no sólo en España (de donde no es el anuncio)?
¿Piensan que la FAD europea de turno subvencionará su campaña como apoyo al mensaje?
¿Creerán que los dueños de bares y discotecas invertirán dinero en un producto que mermará sus ingresos?
_Entremos en este sitio, Paca.
_No, Puri, que aquí no puedes ponerte ni un tirito. Tienen CWS.
_¡Oh, no! Entonces no vendremos nunca.
A no ser que estos mismos creativos -entre los que, probablemente y por lo bien ambientado del anuncio, haya alguno que sepa muy bien cómo va eso de meterse mierda- se crean en serio que dichos dueños sean todos unos santos varones que rechazan el uso lúdico de las drogas como elemento disipador de inhibiciones en lugares de ocio y esparcimiento. Y que ninguno trafica. Ninguno, en serio.
_¿Ni siquiera yo, Kiko Matamoros?
Tú el que menos.
Pero, eso sí, el anuncio mola y merece estar aquí colgado.

07 noviembre 2008

Química para tontos



Cualquiera diría que es una campaña publicitaria, habida cuenta de cómo nos movemos últimamente por tiempos que, como mucho, no superan el minuto. En sesenta segundos debemos ser capaces de lograr captar la atención, generar interés, promover un deseo y llamar a la acción. Lo que se conoce con las siglas AIDA, vaya.
Sin embargo, desde hace unos años se ha prescindido de buscar el "todo" para concentrarse en las "partes" que más les puedan interesar a los anunciantes. Normalmente, llamar la atención. Un decir ¡eh, estamos aquí!, sin más motivos que mantenerse en la mente del posible consumidor.

Esta campaña es de un minuto y medio, que no es un formato novedoso ni particularmente innovador. Lo que sí es innovador es el tono de un anunciante normalmente muy serio y políticamente correcto como es la Unión Europea, que tampoco se prodiga mucho en comunicarse con sus... hum... ciudadanos. Para promocionar unas becas especiales para jóvenes científicos, universidades o compañías del sector, se les ha ocurrido una idea genial: ilustrar en términos humanos la interacción de los elementos de la tabla periódica.
_¿Te refieres a The Sun, ese tabloide periódico?
Sí, mismamente. Lo mío nunca fue la química -según qué tipo, claro-, pero si lo hubiera sido quizá me hubiera enterado de que la UE no sólo está para poner billetes de colores y dejarnos circular por sus territorios.

Y, diez años después, por fin pude comprender el por qué del C+4H. ¡Ay, si me lo hubieran contado así!

Philips Bodygroom

Esta es una de las razones por las que me encanta mi trabajo -cuando lo tengo-.



El set completo, aquí: http://www.bodygroom.philips.com/es/

No os perdáis ni un sólo video, pero yo no me perdería particularmente la sección "Dónde afeitarse"...

06 noviembre 2008

Sal y limón

Esta es la historia del momento en el que despiertas de un largo sueño y te das de bruces con la cruda realidad.
Tú, persona anodina y anónima, que vives y mueres basándote en pequeñas metas que superar con iguales recompensas, eres el vivo reflejo del personaje medio del mundo. Del mundo occidental.
Presta atención, porque esta es tu historia. Si no te ves reflejado en ella, alégrate. Pero quizá llegue un día en el que sientas que estoy diseccionándote, que cada palabra que parpadea ante tus ojos habla de cada poro de tu cuerpo y cada neurona de tu mente. Que estoy describiendo un estado de ánimo que te abruma, que te solivianta pero que, al mismo tiempo, te adormece y te domestica.
Amargura. Sal y limón.

El primer síntoma se detecta nada más levantarte por la mañana. Abres y cierras los ojos, remoloneas un poco y, ya en pie, practicas el rito habitual de encenderte un cigarrillo, pasar por el baño y buscar la ropa que vas a ponerte. Sólo que hay algo que falta en todo ese movimiento, un vacío inexplicable que te ralentiza y provoca que no cantes ni tararees tu canción preferida.
No tienes un motivo por el que estar levantado. No lo encuentras, no sabes dónde buscarlo.
Lo haces por mera inercia, para no pasarte las horas tumbado en una cama sin saber qué hacer, con pensamientos demasiado oscuros acechando tras cada recoveco, desesperado por evitarlos a toda costa.
Sabiéndote carente de algo importante, incapaz de hallar algo en tus quehaceres que realmente pueda rellenar el hueco de la desazón, te limitas a resoplar furioso y con ganas de rebelarte contra el mundo. Algo o alguien debe pagar por tu desgracia. Algo o alguien debe hacerse responsable de esta sensación que emana de la boca de tu estómago, flotando como una nube sin viento, siempre presente, siempre constante. Una sensación que combina ansiedad, rabia y culpabilidad.
Porque, en un momento de lucidez, comprendes que nadie tiene la culpa. A nada puedes endosarle el motivo de tu estado. Ni siquiera cuando todo se te viene encima de golpe, puesto que son instantes -rachas lo llaman algunos- que no están sujetos a los añejos hilos de las Moiras como antiguamente se creía. Ahora más que nunca, no puedes permitirte el lujo de creer en el destino.
Así, sabiendo que no puedes culpar a nadie, terminas asumiendo que tus males son sólo cosa de ti mismo, que la sal y el limón no te los ha procurado nada ni nadie: provienen de tu interior. Son todo tuyas. Ahora comprendes por qué te sientes la mínima expresión de lo que puedes ser. Pero pese a que el conocimiento contribuye a comprender tu situación, y comprender tu situación es el paso primordial para el movimiento, algo te impele a quedarte quieto, a limitarte a gruñir a todo aquél que ose acercarse demasiado.

No te sientes preparado para escuchar a otras personas. No aguantas lecciones de nadie, no soportas que nadie intente animarte o aleccionarte, es más, cuando alguien cercano quiere contarte historias de otros que están o terminaron bien sientes que no es tu caso y reaccionas airado, furioso y desproporcionado.
Sólo quieres (puedes) ver tu mierda. Tu rabia. Tu oscuridad. Sal y limón.
Antes o después escucharás que podrías estar peor, que deberías sentirte afortunado. Que tienes cosas que no valoras, que posees valores tangibles que otros no pueden permitirse. Pese a las buenas intenciones, sólo consiguen que te sientas doblemente mal, no sólo por tu situación sino porque, encima y además, te descubres egoísta, inmaduro y caprichoso porque, pudiendo estar tan mal como están otros, no puedes evitar sentirte jodido. Te duele que tu escala de valores sea frágil e insolentemente acomodaticia, cobardemente conservadora.

Huraño, malencarado, desmotivado y apático, tocas fondo. No puedes continuar por esa senda, el camino está cerrado. No hay nada más allá. Envuelto en sombras, no sabes muy bien hacia dónde caminar para palpar la pared que te permita volver sobre tus pasos y encaminarte hacia la luz. Esa luz al final del túnel que ves tan alejada. Mientras, ruina y desesperación.
Y nadie puede comprenderte. Nadie salvo aquellos que están como tú, pero ni siquiera ellos servirán como consuelo de tontos: cada loco habla de su tema y no quiere saber nada del de los demás.

Sólo quieres salir de esa situación que te quema, te desespera, te enloquece. Para ti es importante; no, crucial. Entiende, sin embargo, que es un camino que debes recorrer a solas. Y no porque al resto del mundo no le importen tus motivos -o no los entienda- sino porque tal y como llegaste hasta este punto en solitario, a solas desde aquí debes partir.

Lo bueno es que todo tiene un principio y un final y todo ocurre antes o después -según-. Que todo cuanto ocurre no cae en saco roto y que, como poco, habrás aprendido algo más sobre la persona más difícil de conocer de todas: tú mismo.
Mientras tanto... sal y limón.

05 noviembre 2008

Del Ladrón, el Negro y la Reina

Un ladrón es, además de un enchufe con muchas tomas, un tipo que coge algo que no le pertenece con intención de apropiárselo. También se conoce que el palabro define cariñosamente a un donjuan de esos que te roban el corazón.

Aquí tenemos experiencia con ellos, con todos los tipos. Bajo mis pies hay tres ladrones que conectan todos los cachivaches que se amontonan en mi habitación con más pena que gloria. En mi regazo duerme una ladrona que me ha robado el tiempo, el sueño y el corazón, no tiene ni tres meses de vida y todavía no tengo claro qué nombre ponerle.
En cuanto al tipo chorizo, un señor que se llama Teddy Bautista y que no sé quién o qué es (dicen que músico, pero no me suena de nada) dice que "el canon se paga y ya está, y al que no le guste que se aguante".
El canon, para cualquier ente extraño que no tenga idea de cómo vivimos en el país de la zambomba y el agarrao, es un impuesto especial que se paga por ciertos objetos y soportes digitales o electrónicos debido a que podrían -ojo, sólo podrían- ser utilizados para hacer una copia de una obra protegida por derechos de autor. Es decir, da por sentado que un piltrafilla que compra un CD virgen lo utilizará para grabar música de Bisbal, el muy calavera.
Si tienes pensado utilizarlo para guardar tus archivos personales, las fotos de tus vacaciones en Torrevieja o el montaje del vídeo de la boda de tu primo, también pagas el impuestito.
Dicho impuesto no lo cobra la Administración, sino una empresa privada, llamada SGAE, que se precia por tener unos peculiares cobradores del frac con arredros suficientes para presentarse en bodas, bautizos, comuniones y funerales (jurólo) dispuestos a cobrar "una cantidad" en concepto de derechos de autor. Sin factura ni , hombre, que así no pagas IVA.
_¡Muerte a la SGAE! ¡Si yo soy pirata, ellos son filibusteros y bucaneros!
No, hombre, tampoco es eso. En el fondo, nos están haciendo un favor y todo: al cobrarnos por cada soporte digital que compremos, nos están autorizando a realizar cuantas copias privadas deseemos, puesto que ya hemos pagado por ello.
_Pero el Bautista este dice que su próximo paso es conseguir que cierren los P2P.
No le desearé suerte, aunque la necesitará, y mucha. Veremos quién puede más: si las compañías de telecomunicaciones que viven de ofrecer ancho de banda o Ramoncín y compañía.
Además, por lo pronto dicho sistema no es ilegal aquí. Tampoco en Europa.
Al menos, el Rey del Pollo Frito ya tiene con qué entretenerse, que no sólo de recibir huevazos vive el hombre.
_¡Anda, como el friki ese que llevaba verduras en el pelo y se las daba de vidente!
¿Cómo se llamaba? No me acuerdo.


Por otro lado, hay una gran noticia que nos llega desde el otro lado del charco.
_¿Que ha ganado Obama?
_¿Que ha ganado Mr. Patata Frita?
_¿Que se va Bush?
_¿Que Lisa Ann hará de Sarah Palin en una peli porno?
Nada de eso. ¡Que por fin ha terminado la campaña presidencial! ¡Ya era hora, joer!
Y ganó la ficha negra. Ahora puedo decir que es la que quería que ganara. Afortunadamente hice como Pepiño y no manifesté públicamente mi adhesión a ningún candidato, para no interferir en lo más mínimo en su campaña electoral. Y es que somos así de humildes, Pepi y yo.
Obama pasará a la historia como el primer presidente no blanco de la historia de América. Por cierto, cómo les gusta llamarse a sí mismos "América", exluyendo al resto.
Pero por encima de quién haya ganado, de lo que realmente me congratulo cual llegada al templo de sabiduría es que la campaña haya terminado de una jodía vez.
La prensa nos ha dado más la brasa con ese tema que con las generales de aquí, que ya es decir. Entre las primarias, los caucus y demás parvadas en vinagre, la cosa se ponía ya pelín cargante. Ganara quien ganara, nos debería dar igual.
_¡Hala, pero qué dices! Obama es el cambio, el yesuicán! y todo eso.
Sí... claro... díselo a Irán o a las tropas en Afganistán e Iraq.
_Y en todo caso odiamos a Bush.
Pero le odiamos, principalmente, por obra y gracia de Michael Moore, un gordopilo con gorra y gafas igualmente odioso que no tiene ni pajolera idea de dónde está España. Como dos tercios de los yankees, por otra parte.
_Es que Zapatero sólo sabe llevarse bien con Castro, Chávez y Evo. Y así nos va.
Ca. Lo que pasa es que son así (a ver si averiguáis dónde está el gazapo). Desde que un tal Gálvez -que debía ser islandés- les ayudó con su independencia o desde que nos dimos de yoyas allá en Cuba y Filipinas, eso de "¿pero dónde está España?" ya no es una pregunta habitual en bares y cafés. Pero eso sí, ¿dónde está España?
_Pues que les dén.
Ya. De ahí que no entienda a cuento de qué dar tanto la murga con las presidenciales de allí. Sabemos dónde está California y cuál es la capital de Washington (el estado, no el DC), y hasta conocemos sus equipos de baloncesto.
_Pero es que USA es la primera potencia mundial, el poli del mundo, el primer proveedor de películas de acción y tal.
Bingo. De ahí que el presidente, sea blanco o negro o azul o rojiverde, seguirá la misma senda habitual. Así que...

_¿Y no vas a decir nada de la Reina, tú, que no hace tanto te decías monárquico?
Cagada donde las haya, la suya. Pero no por lo que dijo, sino por ser quien es.
_Pero es que es una homófoba, meapilas y carca.
Que alguien me busque una señora de 70 años que no sea Amparo Baró y que no sea meapilas y carca y crea que eso de los gays es algo que nunca comprenderán (lo que no la convierte en homófoba, sólo en alguien que no termina de asumir la nueva realidad). Ni la defiendo ni la justificaré, pero ya es andar buscando lo imposible para dar un poquito por el culo.
_Pero es que es muy de derechas.
Y mi pie izquierdo, ¿lo has visto?

02 noviembre 2008

Pecados Nacionales IV: El Misterio del Papel Perdido

Ah, la dulce, dulce vida del parado. Lunes al sol -no en noviembre, desde luego- en los que no hacer otra cosa que no sea nada. Todo el tiempo del mundo para ti y tus necesidades. Cualquier serie, película o juego disponible. Cada plan, cada viaje adquiere ahora un estatus diferente. Deja de ser un fin -descanso, principalmente- para constituir un medio: combatir el aburrimiento y la preocupación.
Si yo fuera un tipo como ZP estaría feliz de la vida por no tener trabajo y poder dedicarle todo mi tiempo a las cosas que siempre dije que haría pero luego no realizaba, precisamente, por falta del mismo. El problema es que no soy un optimista irredento. Relativista, sí. Hedonista, desde luego. Nihilista, poco. Realista, a veces.

Precisamente, cuando me toca el momento "pon los pies en la tierra" es cuando peor lo paso.
Esa cantidad ilimitada de tiempo para mí que tengo ahora... ¿sabéis a qué lo dedico?
_Hum... ¿a esa novela que llevas tres años escribiendo, mes arriba, mes abajo?
Ojalá.
_¿Estás, tal vez, aprovechando para aumentar tu nivel en "Teoría del Caso", +10 a todos los atributos?
Tampoco, amigo rolero freak. [N del T: La "Teoría del Caso" es, para los planificadores y gentes de pensar en general, el sistema para aumentar la experiencia propia examinando casos que han hecho otros anteriormente.]
_¿Preparando un nuevo corto?
Nasti. Ideas tengo unas cuantas, pero ando escasito de medios para producirlas.
_¿Asistes a cursos o seminarios para no perder la forma?
Quiá. Y no por falta de ganas. La APG lleva desde junio sin darnos nada a lo que hincar el diente.
Tampoco veo en otros organismos algo que merezca la pena, y si lo hay, no consigo enterarme a tiempo.
_¿Buscas trabajo?
Ah. He ahí la madre del cordero. A la quinta va la vencida.

Resulta que vivimos en una sociedad no-meritocrática, nos guste o no. Eso quiere decir que si quieres aspirar a ciertos puestos de nivel necesitas tener un papel en el que se explica que te has pasado mínimo cuatro o cinco años siendo universitario. No importa si tiene relevancia con el puesto, si realmente te has pasado esos años adquiriendo conocimientos o recurriendo a chules y soplos o si simplemente pagaste por conseguir el papelajo de marras.
Si a tu nombre no le precede el título de "licenciado", lo tienes peludo. Es decir: lo tengo peludo.
Porque resulta que yo tengo estudios universitarios, pero no hasta el punto de tener tan magno papel en mano. No importan las circunstancias por las cuales no poseo tan preciado pedazo de madera pastificada. Ni vienen al caso, puesto que no hay caso: no supero la primera criba, dado que no aspiro a ser administrativo o recepcionista.

El hecho de que tenga experiencia laboral para dar y tomar -no en vano trabajo a tiempo parcial desde los dieciséis- no significa nada. Que sea un tipo que se toma en serio su trabajo, capaz de tomar responsabilidades y asumir riesgos propositivos está bien, pero no es tan influyente como ser un licenciado.
Tampoco cuenta demasiado haber trabajado prácticamente un año como planner (sin competencia ni más jefes que los big bosses) en una agencia de tamaño medio, dedicado casi full time a concursos y nuevo negocio. No, porque ya allí cobraba una miseria... por no tener terminada la carrera.
_Oye, si no te importa, que a mí me ha costado lo mío sacarme la mía como para que ahora andes reivindicando las mismas condiciones de las que disfruto, tú, infraser advenedizo y sin carrera.
No, si, efectivamente, no me importa. No le quito mérito a nadie por tener una carrera. Incluso a aquellos que no les ha costado nada más que dinero. Pero es que tener ese título no garantiza que trabajes mejor, tengas más aptitudes o sepas más que yo. Elementos todos que son fundamentales para desarrollar un buen trabajo, en mi humilde opinión.
_Bueno, pero es que para trabajar en un hospital debes ser médico o enfermero. Por ejemplo.
Sí, muy cierto. Y para diseñar casas debes ser arquitecto y estar colegiado. Como los abogados, los médicos y muchos ejemplos más.
Eso me recuerda cierto capítulo de House en el que el mejor elaborando diagnósticos era el tipo que no tenía la carrera de medicina. Ficción, claro. Plausible, no lo sé. Quizá.
Comprendo y asumo que para trabajar en ciertos sitios debes tener un expediente impecable y brillante, lo cual no demuestra nada más que sabes estudiar y memorizar, no necesariamente te cualifica como un profesional excelente: de hecho, el mejor expediente de ICADE de la historia no pasa de Decano en la facultad de Derecho. Dicen las malas lenguas que ningún jefe le aguantaba mucho tiempo, pero sea cierto o no, la realidad es tozuda: pese a su expediente, no es el Presidente del Mundo Mundial.
Lo que pretendo mostrar son las carencias de un sistema que se basa únicamente en un tipo de criba profesional que no es el más eficiente.
_Tampoco creo que sea algo en todo caso indispensable, los hay que hacen la vista gorda en ese aspecto.
De no ser así, no habría trabajado la mitad de lo que lo he hecho, y es de muy agradecer. Pero al final todos se inclinan por la misma senda: "deberías terminar la carrera".
Oiga, es que a lo mejor no me gusta esa carrera. Es que, tal vez y sólo tal vez, me equivoqué al empezarla y tardé demasiado tiempo en descubrirlo. Es posible que no tenga nada que ver con la profesión que he escogido y que me gusta.
_Pues empieza otra que tenga que ver.
Ajá. Imaginemos tal circunstancia. Tengo veintisiete, a curso por año terminaría con treinta y dos. ¿A esa edad, con ese bagaje, empiezo a currar de becario como todo el que empieza?
_Eres un quejica, puedes trabajar y estudiar al mismo tiempo.
Lo creo. Pero a menos que sea un estudio cuyo fin sea adquirir más herramientas para tu trabajo lo veo del todo inútil si el fin de ese estudio es "tener un papel con el que poder pedir más dinero".
Ese es el quid de la cuestión, muchachada.
Porque no importa qué carrera tengas mientras tengas una carrera. Como si es filología hebrea.
Sí, en serio.

Una simple cuestión de dinero y poder. ¿Tanto valor le damos a un papel? ¿Vamos a equipararlo a los billetes de banco? ¿Por qué un licenciado, per se, necesariamente puede llegar a lo más alto y un "no licenciado" no? ¿Y si éste último es profesionalmente mejor? ¿Es tan imposible de creer?
¿Qué hay del mérito? ¿De tener las condiciones intelectuales necesarias? ¿De la aptitud? ¿De la actitud? ¿Qué ocurre con la experiencia acumulada? ¿Qué pasa con todos aquellos que no pudieron terminar esa dichosa carrera? ¿Están condenados al ostracismo? ¿Por qué es tan relevante, habida cuenta que la mayoría de licenciados nunca llegarán al puesto al que aspiran? ¿Por qué de Don Algodón no se especifica que llegó donde llegó pese a no haber pasado de primero de Empresariales? ¿Por qué Pepiño puede llegar a ser el Número Dos de un partido político sin tener estudios?
_Eh, para el carro, tú a este le diste cera, entre otras cosas, precisamente por no tener carrera... ¿no te parece contradictorio tu mensaje? ¿No estás siendo oportunista?
Ya me gustaría, ya. Ojalá pudiera compararme con su caso. Si el gobierno de un país (o una región, o una ciudad, no sé si hasta un pueblo) quisiera realmente ser eficaz y eficiente contaría con los mejores (¿no habíamos quedado en que soy sinarquista?) lo que necesariamente implica contar con los más preparados. Universitarios o no, pero brillantes en todo caso. Algo que el partido que se dice mayor representante de la cultura y la gente cultivada no predica con el ejemplo. Pero ese es otro tema.
_Estás tirando piedras contra tu propio tejado. No eres el más preparado.
Y lo que me queda. Pero no una carrera. Si a mi edad creyera que soy el más preparado, es más, si cualquier persona menor de cuarenta creyera -realmente- que no puede estar más preparado, esa persona tiene un problema.
_¿Arrogancia?
No. Ignorancia.

_Alto ahí, un momento. Hasta ahora, lo que he leído no está mal, tiene su base. Pero en el fondo lo único que haces es quejarte por no tener la misma igualdad de oportunidades que otros. Y por algo que es completa responsabilidad tuya, como es no haber terminado una carrera que no requiere un cociente intelectual de más de doscientos puntos.
Pero...
_De acuerdo, podemos admitir que eso no invalida tu candidatura para ciertos sectores concretos y se puede coincidir en lo difícil que es llegar lejos sin ese papelajo. Pero... ¿y qué? ¿Ya está? ¿Pataleas un poco y fin de la historia?
Pues...
_Es que me da la sensación de que intentas disfrazar como crítica al sistema algo que, básicamente, no te favorece por no decir que te perjudica.
Admito pavo como animal tocapelotas. Pero si todos mis esfuerzos se quedaran en esta protesta... ¿de qué modo podría decir que valgo pese a no tener terminada la carrera?
Si mi comportamiento fuera ese, sin duda se me podría llamar Pepiño con todas las letras.
Que también es animal tocapelotas, por cierto. Y empieza por pe.
_Pues hala, ilústranos, swami.
Como dice mi colega J, eso me viene como polla al culo.
Si me da el venazo hippy, lo mismo me marcho a la India a vivir durante unos años con mis ahorros, unos 1.000 leuros. Teniendo como tenemos una educación occidental, creemos que con mil pavos no hacemos nada, y no es cierto. Pero supongamos que mi parte sesentayochista es limitada, que lo es.
Si España es un país con una tradición basada en el titulismo, ¿por qué no probar en sitios donde tal costumbre no tenga peso específico?
_¿Es posible? ¿Existe el Paraíso del Parásito?
El mejor de todos: USA. Un lugar donde, dicen las películas, puedes amanecer como barrendero y acostarte como Presidente. Ah, no, espera. Eso es Cataluña.

Iré practicando mi catalán. Un pantxo va dir a un pintxo...